Tragedia.

Hay promesas que no necesitan palabras para hacerse valer. Una mirada a los ojos del otro con la Luna como testigo puede ser suficiente para que dos almas se entrelacen con más fuerza que la de mundanas leyes. El futuro, el pasado, los otros, lo demás. Nada de eso importa; sólo el aquí, el hoy y el nosotros.
Colegas de día, cómplices de noche y amantes a toda hora. Sonriendo a los ojos de los demás, inhalando sueños y exhalando sus miedos bajo el susurro de las estrellas, comiéndose el uno al otro en cuerpo y alma; el bien y el mal, lo correcto e incorrecto no son relevantes. Es la magia que los envuelve al estar juntos, el sentimiento que los conecta cuando están lejos lo que importa, nada más.
El tiempo pasa, las circunstancias cambian, pero las almas son las mismas. O no? Ella entregada de lleno a su profesión, a sus crías y a su hombre. Él atorado sin salida en su limbo particular, aferrado con los dientes a una juventud que se esfuma día con día, cabello a cabello queda atrás el reino del placer sin fronteras, para todos menos para él. El sentimiento es el mismo desde el primer beso, pero la manera y la visión difieren. Será que el mundo se opone a tanta felicidad? O es que ellos mismos no pudieron controlar lo que los hacía sentir tan vivos? Las debilidades de uno se compensaban con las fuerzas del otro, fundiendo sus almas con comprensión y amor; ahora los motivos propios tuercen y fracturan ese vínculo que los había mantenido de pie, vínculo que ahora les roba la vida y la cordura. Fácil de solucionar, difícil de aceptar. Amor o costumbre? Es lo de menos, pero una separación no es siquiera algo que ella o él se atrevan a pensar.
Para ella es sencillo: Hacerle ver que su familia lo ama, que es importante para ellos y también para él lo son sus hijos y su mujer, hacerle ver que sus pasiones lo corroen, lo degradan, lo matan y lo adentran cada vez más en una cueva sin retorno. No deja de sonreir, ni siquiera cuando lo recibe en la madrugada intoxicado y confundido, a veces lastimado pero siempre eufórico. No deja de sonreir, ni siquiera mientras las lágrimas le recorren el rostro y el corazón se le cae a pedazos por que, mientras siga regresando a ella al salir del pantano, la llama seguirá encendida. Ella lo ama, siempre lo ha hecho.
Para él es sencillo: Hacerle ver que la vida no es para tomarse en serio, sino para escupirle en el rostro y burlarse de ella, que son jóvenes y no ancianos. Trabajar para vivir y no al revés. Por qué? Si antes podían disfrutar de unas largas vacaciones de algunas horas antes de mezclarse entre la asquerosa sociedad. Por qué? Si antes buscaban con emoción sensaciones nuevas cada noche. Por qué? Si la afición a lo prohibido los hacía sentir vivos y unidos en cada aullido. Por qué tuvo qué cambiar eso? Mocosos, sólo traen problemas. Maldita mujer que ha encallado y quiere que se pudra con ella en su barco decadente! A veces siente deseos de empacar y volar, seguir como lobo solitario en el bosque de la noche sin fin, no necesita nada ni a nadie más. Sería lo mejor para él, verdad? No! No es así. La ama! Los ama. Pero no lo comprenden, ni siquiera lo intentan. Sólo juzgan y lo hacen sentir un monstruo. Tal vez no es tan sencillo, pero trata de no pensar en ello. Los jóvenes no piensan, los jóvenes viven. Los jóvenes se rigen por sus sentimientos, y él siente que la ama. Siempre lo ha hecho.
Las discusiones son comunes y hasta cierto punto sanas para una pareja. Pero cuando la sangre fluye en el rostro del otro se siente como si una parte de ambos hubiera muerto. Incluso a gotas se puede llenar un lago, incluso ladrillo por ladrillo puede erigirse un muro que oculte montañas. El problema es cuando ese lago se desborda, cuando el muro se derrumba; no hay a donde correr y las alas se muestran como realmente eran desde el inicio: Sucias, tullidas y marchitas. El problema es que a veces uno no conoce el límite hasta que lo ha cruzado, hasta que la puerta de la habitación anterior se ha cerrado. Parecía un martes normal. Parecía que de nuevo mamá tendría listo el desayuno para todos y partiría a trabajar con las ganas que lo hacen los nuevos empleados sin vicios ni apatía; llegaría pasado el medio día para cocinar algo diferente y siempre riquísimo, inspirada tal vez por las melodías de antaño que inevitablemente le hacen menear las caderas. Ayudaría a los pequeños con la tarea y al ocultarse el Sol los llevaría a la cama, para después esperar intranquila pero paciente a su amado vampiro, leyendo alguna novela de suspenso para escapar de su pena al disfrutar de la de otros. Parecía que de nuevo papá saldría al trabajo de prisa por que se le hizo tarde, llegaría a comer sin decir mucho, besaría a mamá y se iría a dormir toda la tarde pues en la noche lo esperaban sus amigos y amigas de siempre y de nunca para transformar la ciudad en un manicomio de excesos, sin reglas ni remordimientos. Lo que durante la noche ocurre, al amanecer muere, aunque la sensación persista. Volvería a casa sin preocuparse por su estado o por la hora, no hacía daño a nadie. Llegaría de una u otra forma y se arrojaría a la cama para quedar dormido mientras su amada trataba de decir algo.
Aún si sabemos que al soltar una piedra siempre terminará en el piso, el día menos pensado lo haces y cae hacia las nubes. Esta vez la piedra no cayó a las nubes ni voló hacia el piso, esta vez la piedra quedó inmóvil, arrojando todo a su al rededor directo al fondo del mar. Los gritos iracundos de él y los llantos desesperados de ella despertaron pronto a los más pequeños de la casa, que observaban desde las escaleras abrazados en silencio, con asombro y terror en sus rostros. Y apenas comenzaba la función. Confundido y muy seguro de su borrosa percepción vio al fin la luz, lo que tenía que hacer le era susurrado por algunos cientos de voces que por tanto tiempo habían sido compañeras en los días nublados de invierno. Se sintió liberado, se sintió en paz consigo mismo. El asqueroso sonido de las guitarras eléctricas amenizaban los coros de su mujer quien lo seguía como una orquesta de una sola persona, dirigida por la batuta delgada y afilada en sus manos. La alfombra beige tomaba color, variando en tonalidades desde un pálido rosa hasta un rojo oscuro más parecido al negro. Se dio cuenta que aquel concierto épico y delirante se tocaba sólo para él cuando lanzó el último zarpazo, que aterrizó en la mejilla de su hija mayor mientras trataba de sacarlo de aquel barbárico frenesí; dejó de reir para observar a la joven que yacía a sus pies con la mano en el rostro lleno de sangre y lágrimas de impotencia mientras un chiquillo se aferraba sollozante e inconsolable al cuerpo inerte de su madre.
Nunca se había sentido tan miserable, tan infeliz ni tan podrido. La habitación era una tormenta de lágrimas, sangre, dolor, vergüenza, frustración, recuerdos y culpas; la escena era tan irreal que tenía que creerlo. No tuvo valor para acercarse a quien en vida lo amó como a nadie más, no tuvo valor para hablarle a sus hijos, que lo veían incrédulos mientras se alejaba boquiabierto y con los ojos rojos y abiertos como las puertas del infierno en el que se había enterrado.
Condujo sin rumbo ni precaución por una media hora, dejando atrás rápidamente los efusivos reclamos de conductores con los que por poco se impacta. No dejó de llorar ni maldecirse un segundo. Recorrió toda su vida en la mente, los momentos tristes, los momentos gratos... Los momentos con ella. Ella... Siempre fue ella quien le hacía despertar por las mañanas, ella fue siempre la razón para volver a esa casa cada noche, aún si el Sol indicaba que era ya hora de trabajar. El por qué, el cómo, el cuándo y el dónde siempre fue ella. Casi lo había olvidado.
Hay promesas que no necesitan palabras para hacerse valer. Hay promesas que no pueden ser comprendidas, ni siquiera entendidas; promesas que simplemente se sienten. Y sobre todo se respetan y cumplen.
Aceleró más y más, emocionado y feliz. Aún estaba a tiempo de rescatar lo que creía perdido, a tiempo de cumplir la promesa que lo había marcado hacía tantas noches. Al fin vio a lo lejos el resplandor de la Luna llena sobre el agua, como testigo eterno de que su pacto espiritual se habría de cumplir. En el instante antes del impacto soltó el volante y pisó hasta el fondo el acelerador; mientras descendía irremediable y trágicamente dijo al cielo estás palabras:
Pronto estaremos juntos, amor... Para siempre.

Odio.

Sí, el sentimiento opuesto al amor es en realidad la indiferencia. Pero hay veces en que quisieras con todas tus fuerzas que la mierda que se te embarra a lo largo del día, a lo largo de la semana se le metiera por la nariz a una persona o a todas. Qué pinche necesidad de andar por ahí con tu cara de estúpido sonriendo a medio mundo cuando a la gente no le importas un carajo? Sólo tratan de contagiarte con su amargura, con su apatía y su negatividad. Y a veces lo logran. Qué sucede entonces? Tratas no sólo de que lo lamenten, sino también de que lo lamenten aquellos que no tienen la más mínima culpa. Es algo tan cruel y se siente tan bien. Al menos en ese momento.
El día menos pensado te levantas en el lado oscuro de la Luna y es difícil contener las ganas de gritarle a alguien en la cara, de romper uno o dos huesos, saciar tu sed con sangre ajena y alimentar tu ego con el sufrimiento y miseria de otros. Sólo para variar.
Cuando haces bien las cosas todo está tranquilo, en calma y fluye como el viento de otoño. Pero ni se te ocurra siquiera hacer algo mal, por que tendrás a todo el rebaño haciéndotelo ver, esforzándose en tatuar legible para cualquiera ese fallo en tu testículo izquierdo, atascándose en tus equivocaciones como si fueran sus logros, como lo harías tú en su lugar si fueras como ellos. No aún, pero hay que darles un poco de tiempo. Paciencia, hijo mío, falta un día menos para la horca.
Para qué amar? Para que esperar la aceptación y felicitaciones de otros, cuando puedes robarte la chispa que las genera? Con esfuerzo y dedicación uno puede construir un edificio que llegue al mismo cielo, pero con tan sólo un dedo y una fuerte carcajada mientras vomitas ratas puedes derribar el del vecino.
Es divertido, verdad? Ver a los demás hundiéndose en un charco de lodo mientras tú lo rodeas impecable con tu elegante traje de sadismo, aunque eso implique volver siempre al mismo lugar. Pobres idiotas, tratando de salir... Darles una mano? Por qué?! Si puedo arrojarles algunas piedras a la cara!
Ah! De nuevo estos mojigatos con sus mariconadas. Por que no van a joder a otro? Por que han de llegar con sus ropas limpias, sus buenos deseos y las mentiras que sólo ellos creen a sacarme de mi amargura? Es tan cómodo, oscuro y húmedo akí dentro... Como un útero, pero frío y con telarañas haciendo de placenta. La puerta en la cara, la incredulidad en sus rostros. Vale la pena cada vez, aun si al dar la vuelta la habitación sigue vacía.
Pero qué tarde es ya! Aún tengo sed, pero si no descanso ahora no tendré fuerzas mañana para fastidiar a otros, para arrastrar a otros a la mierda que me cobija; hay muchas sonrisas que voltear el día de mañana. Por que si no puedo yo, tampoco ellos podrán. Dulces sueños, ojalá se ahoguen mientras duermen.

Amor.

Todos han de darte su opinión sobre ello, todos han de exponer sus puntos de vista como si fueran ley. En dónde está escrita la manera en que se debe amar? Quién en su sano juicio pretende saber lo que es el amor? Tendría algún sentido si se vendiera junto al Semanario de lo Insólito un manual ilustrado? La emoción de recibir un obsequio es doble cuando se desconoce el contenido de la caja; de la misma manera, amar es una de las bellezas del mundo cuyo poder sobre el ser humano radica en gran parte en su misterio, en la incertidumbre del cómo, del por qué, del cuándo y del a quién. Por que una silueta atrae, pero una palabra ahogada puede causar revolución en la mente y el cuerpo de un enamorado. Lo desconocido del otro, las ganas incontenibles por descubrirlo. El tiempo es lo de menos.

Uno puede ser amigo del feo, del tartamudo, del cojo, del calvo, del negro, del judío, del enfermo... Pero sólo el amor permite pasar por alto esos peros y ver lo que el otro lleva consigo, lo que desea compartir. Y no hablo de engañarse a sí mismo para decir "es la mujer más bella", sino de ver más allá y poder decir "amo a mi gorda". Estar con alguien no por necesidad, no por resignación, no por conveniencia; estar con alguien por convicción. Te amo, Sam.

"Hasta que la muerte los separe"... BASURA! Cuando el amor es amor y el vínculo se ha forjado con vinagre y miel, con sangre y sudor, cuando las miradas van más allá de lo visible, cuando las almas van a soñar juntas y no los cuerpos a dormir a un lado, la fuerza del amor puede superar barreras tan mundanas como la muerte. Eso lo estipulan las leyes; el amor se rige por sí mismo, no hay palabras, reglas o estatutos que lo limiten cuando es puro, cuando es honesto y sincero el amor es amor. Amor, amar, amantes. Ámame, que yo te amo sin tapujos, fronteras o estándares.

Y no pretendo establecer como ley mi sentir, pues eso sería contradecir. Solo trato de expresar: Ama, como tu alma y tu corazón te lo permitan. El amor no se sabe, no se piensa ni se limita, el amor se siente. Ama sentir, siente que amas. AMA, no lo dudes ni lo creas. Te amo, Sam.